La justicia burguesa está podrida. ¡Acabemos con la corrupción, cambiemos de sistema!

La situación que atraviesa el país es insostenible, como siempre se denunció, todas las instituciones y poderes del sistema capitalista se encuentran atravesados por la corrupción: El Poder Judicial, Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo en los últimos 6 meses han demostrado el grado de podredumbre en el que se encuentran.

La corrupción se ha hecho más evidente recientemente, no ha aparecido con determinados personajes, ha existido siempre encubierta con la fachada de democracia burguesa; pues es un fenómeno inherente al sistema capitalista cuyo funcionamiento se basa en la explotación, abuso, la mentira, el saqueo; y a cuyo funcionamiento se ajusta el Estado peruano que está al servicio y defensa de los intereses de la burguesía parasitaria en el poder.

Los audios recientemente difundidos por “IDL reporteros” dan cuenta del descaro con el que se trafican sentencias y favores por parte de los máximos representantes de la justicia burguesa en el Perú, con unos “verdecitos”, se puede declarar inocente a alguien que abusó sexualmente de una menor de 11 años. Con preguntas relacionadas a la preparación de comidas se pueden elegir y promocionar a jueces y fiscales que se suponen deben velar por la defensa de los derechos de todos los peruanos; ese es el nivel del Consejo Nacional de la Magistratura, el Poder Judicial y demás instituciones en el que se trafican con los puestos, se cobran coimas por sentencias favorables, se liberan a delincuentes y se criminaliza la protesta de los pueblos o se dilatan los procesos en los cuales se deben sancionar a los responsables de crímenes de lesa humanidad, cuidando siempre los intereses de la mafia fujimorista y aprista que han copado estas instituciones.

Desde el PCP(m-l):

Hacemos un llamado a la clase obrera, el campesinado, las mujeres, la juventud y los pueblos a participar activamente en la movilización del 19 de Julio de 2018 y continuar la jornada de resistencia hasta que cada uno de los miembros del CNM sea destituido del cargo, no podemos permitir que exista un blindaje en el Congreso de la República que fue convocado a sesión extraordinaria por el Presidente Martín Vizcarra, cuya postura anticorrupción es tan falsa como sus capacidades para dirigir el país.

Esta medida no asegura que acabemos con la corrupción, es una medida de momento para condenar a los que por mucho tiempo han liberado a narcotraficantes, violadores, asesinos, genocidas y ladrones. Solo acabaremos con la corrupción, el tráfico de influencias y la impunidad cuando el pueblo pueda elegir a sus propios representantes y ejercer su justicia desde el orden socialista.

No hay otro camino para la liberación del pueblo trabajador que el Socialismo, organicémonos y luchemos decididamente por su realización.

¡Que se vayan a la cárcel todos los corruptos!

¡Por la autoconvocatoria a una Asamblea Constituyente Soberana y Popular!

¡Organicemos las bases del gobierno provisional popular!

¡Luchemos desde las calles por un gobierno democrático popular!

¡Viva el 89 aniversario del PCP(m-l)!

 

La historia de las luchas del pueblo peruano y el desarrollo de la lucha de clases nos han mostrado que la clase obrera, el campesinado, la juventud y el pueblo trabajador han podido desplegar con mayor vigor, definición y combatividad sus jornadas de lucha, cuando han estado guiados por la correcta dirección proletaria del PCP (m-l). Cuando los cuadros del Partido han asumido la conducción y han desarrollado la línea proletaria, haciendo protagonistas a los pueblos en esos procesos. Algunos de los hechos que nos permiten apreciar los avances de la lucha del Partido ligado a la lucha de masas, se muestran en los combates del movimiento campesino por la Reforma Agraria Auténtica sin pago alguno a los gamonales y la confiscación de tierras para las comunidades campesinas. Lucha por la defensa de la gratuidad de la educación en Huanta y Ayacucho en 1969. La lucha contra la reforma agraria corporativista de Velasco que enfeudaba con la deuda agraria a los campesinos del país. La Huelga General y Paro Nacional de obreros, campesinos, estudiantes y trabajadores del 19 de Julio de 1977 que hizo temblar a la dictadura militar de Morales Bermúdez que no tuvo más salida que convocar la Asamblea Constituyente en la cual el Partido participó de manera revolucionaria. La lucha de los pueblos contra los fuegos reaccionarios del fujimontesinismo y el senderismo, constituyendo las rondas y milicias campesinas. La Marcha de los 4 Suyos que fue un duro golpe popular y que marcara el final de la dictadura del fujimontesinismo. La lucha contra los TLCs en defensa de la soberanía nacional. Las luchas campesinas en defensa de los territorios comunales, la producción agropecuaria, la soberanía alimentaria, la defensa del agua y el medio ambiente. La lucha por la cancelación de las concesiones mineras, contra la voracidad imperialista y expoliación de las transnacionales. La lucha por la defensa del derecho del pueblo al acceso a una educación nacional, científica y democrática.

Son algunas muestras que señalan el carácter combativo de nuestra militancia y la vigencia del Partido Comunista (marxista – leninista) que en su desarrollo ha sabido conducir, organizar las luchas del pueblo y educarlo en base a su experiencia de lucha, buscando elevarlo de la lucha reivindicativa y económica a la lucha política, por el Socialismo.

Como hemos señalado se han evidenciado importantes progresos organizativos del pueblo que han asestado duros golpes a los enemigos de clase. Y de la misma manera cuando el Partido ha cometido errores el pueblo ha quedado desorientado y no ha podido enfrentarse con éxito a la reacción. Esto es así porque el Partido es la fuerza política que asume la tarea de orientación y dirección en la lucha de la clase obrera y los pueblos por la realización de sus ideales de clase, es su vanguardia organizada y combatiente. Es el principal factor subjetivo de la Revolución Peruana. Cuya existencia algunos niegan, pero el Partido Comunista Peruano (marxista—leninista) existe y su historia es gloriosa, como gloriosa es la historia del pueblo peruano, cuya conciencia de clase se va desarrollando con impetuosidad, por ello es necesario desarrollar en su seno la tarea de clarificación ideológica y de identificación de los enemigos de clase, más aún cuando nuestros símbolos han sido manchados por la labor paramilitar del liquidacionismo agencial de “sendero luminoso” y por los ataques de la reacción que han hecho de la imagen de un comunista una suma de violencia, terror, asesinato, sangre, explosiones, desapariciones, secuestros, hechos que no corresponden a la definición de un cuadro revolucionario comunista, pero que se ha quedado en la mente del pueblo por la labor y mensaje subliminal del senderismo y la propaganda burguesa; este problema aún no ha sido superado, por lo cual nuestro trabajo debe prestar principal atención a  demostrar al pueblo que los comunistas marxista– leninistas somos dignos combatientes en los que puede confiar, que representamos sus intereses de clase, para poder educarlos en la línea proletaria. Demostrar al pueblo quienes son los que luchan por los intereses del proletariado y la organización de la revolución proletaria; por el otro lado, quienes son los aliados e instrumento de la violencia reaccionaria, los planes del imperialismo y su gobierno lacayo en nuestro país.

Se vienen agudizando las contradicciones fundamentales de nuestra época, los pueblos del Perú se encuentran en confrontación directa del saqueo imperialista y la mayor parte de la clase obrera peruana aún se encuentra aletargada pues el revisionismo y oportunismo vienen castrando su filo revolucionario, al mantenerla en el economismo y fomentar el conciliacionismo con la patronal y el gobierno. Debemos desplegar nuestra labor revolucionaria de construcción del Partido en el seno de la clase obrera, pues únicamente el Partido revolucionario pertrechado con la teoría marxista – leninista, hace consciente a la clase obrera de su misión histórica, determina claramente los objetivos de la lucha y los caminos para alcanzarlos. El Partido organiza, educa, moviliza y dirige a la clase y a todos sus aliados en la compleja lucha por la instauración de la dictadura del proletariado y la construcción del socialismo.

En ese sentido el CC. del PCP (m-l) hace un llamado a las bases y militantes del Partido para acelerar el paso en el proceso de la clarificación ideológica y de identificación de los enemigos de clase, a combatir a los brotes de oportunismo dentro y fuera del Partido, a superar el seguidismo que nos ponía a la zaga de los acontecimientos; a profundizar en el trabajo de educación y organización de la clase obrera, del campesinado, la juventud y los pueblos a fin de que sean protagonistas en los procesos venideros que se centrarán en duros combates, inicialmente por derogar la legislación que criminaliza la lucha popular, que permite la penetración más agresiva de los imperialismos a nuestra patria, que conculca los derechos laborales y derechos del pueblo ganados con grandes jornadas de lucha. Todo esto sin perder la orientación estratégica de forjar la alianza obrero – campesina para la conquista del poder político del Estado y la construcción del socialismo.

¡Viva el 89 aniversario del PCP(m-)!

¡Viva la VII Conferencia Nacional marxista – leninista!

¡Viva la lucha de la alianza obrero campesina por la Revolución y el Socialismo!