Bolivia | Exigimos el respeto a la voluntad popular (21F), Construyamos una Alternativa Patriótica y Popular

La noche del 4 de diciembre el Tribunal Supremo Electoral anunció su decisión de habilitar al binomio Evo Morales – Alvaro García Linera como candidatos de las elecciones primarias del MAS-IPSP, este anuncio no es mas que una confirmación de la tendencia que ya habíamos denunciado – la centralización del Estado en la persona de Evo Morales y la violación a la voluntad popular expresada el 21F.

El oficialismo pisotea impunemente la super-estructura del Estado Plurinacional que ellos mismos han creado, con tal de mantenerse en el poder. La necesidad que siente el MAS de prorrogarse se explica por su papel nefasto de garantizar las condiciones económicas (hidrocarburos, minería, agro-industria, banca) para las empresas transnacionales, oligarquía y gran burguesía, así como para mantener el encubrimiento ante los grandes escándalos de corrupción de altas esferas gubernamentales.

Por otra parte la derecha tradicional que hoy se re-agrupa en los ‘colectivos ciudadanos’ y las siglas caducas que han logrado mantener gracias a la nueva Ley de Organizaciones Políticas, busca volver a ejercer el control sobre el aparato estatal con un falso discurso de ‘democracia’. Son los mismos grupos racistas y reaccionarios que gobernaron mediante la partidocracia y buscaron dividir la Patria (media luna).

Los comunistas bolivianos nos vemos obligados a pronunciarnos ante esta coyuntura, llamando al pueblo y a la juventud organizarnos para hacer prevalecer la democracia conquistada en las calles, y defender voluntad popular expresada en el referéndum del 21 de febrero de 2016, haciendo frente a esta tendencia autoritaria y represiva del gobierno populista.

Llamamos a construir una alternativa patriótica y popular, que levante las banderas de la Agenda de Octubre (2003), que reivindique nuestra soberanía nacional frente al imperialismo (tanto de EEUU-Europa como del bloque China-Rusia) para quebrar con la dependencia y el atraso avanzando hacia un nuevo modelo económico, que conquiste una democracia popular con verdadero protagonismo en la toma de decisiones, que invierta en educación, salud y vivienda.

¡¡Pueblos de Bolivia al combate… contra la farsa masista, por la democracia popular y la revolución socialista!!

La Paz, 5 de diciembre de 2018

Secretariado del Buró Político

Partido Comunista Revolucionario (PCR)

Bolivia | Evo abre las puertas al fracking, atenta contra Tariquía y firma más contratos con sus ‘socios’ transnacionales

COMUNICADO POLÍTICO 03/2018: Evo abre las puertas al fracking, atenta contra Tariquía y firma más contratos con sus ‘socios’ transnacionales

En el evento “Inversiones Gas y Petróleo Tarija”, realizado a principios de abril de este año en Tarija el gobierno refuerza la relación de dependencia con empresas transnacionales como ser Shell, Repsol, Vintage, Petrobras y Cancabria. Con esta última empresa se ha firmado un convenio para que realice la exploración mediante el fracking, técnica altamente cuestionada a nivel mundial por el daño al medio ambiente que causa con la fracturación de la roca mediante la aplicación de muy alta presión. Así mismo se abre la exploración hidrocarburífera en la Reserva Natural Tariquía, a pesar de las protestas de los comunarios contra el modelo extractivista que busca imponer el gobierno en esa región.

Denunciamos la política extractivista, entreguista y pro-transnacional del gobierno de Evo Morales, que mantiene y profundiza el modelo económico anti-nacional contra la que el pueblo boliviano se alzó en 2003.

Los comunistas revolucionarios de Bolivia consideramos la urgencia de una construcción de un frente patriótico que luche por la Agenda de Octubre, la verdadera nacionalización de nuestros recursos naturales, la defensa de nuestras reservas naturales y parques nacionales, el respeto a la auto-determinación de los pueblos indígenas, y un nuevo modelo de desarrollo sostenible que rompa drásticamente con la visión extractivista y entreguista.

La Paz, 24 de abril de 2018

BURÓ POLÍTICO DEL PCR

BOLIVIA | Campesinos cocaleros de Yungas de La Paz, recuperan su institución y ganan batalla al gobierno de Evo Morales

-José Cruz (PCR)

Mientras en la ciudad de La Paz continuaba la vigilia y se armaba la lucha para los siguientes días, los fundadores sorprendieron con la decisión de entregar las oficinas de ADEPCOCA a los marchistas a la cabeza de Franklin Gutiérrez, pese a que anunciaron que se quedaban por 2 años, esta decisión se tomaba debido a la creciente movilización y masificación de la vigilia.

Por su parte en la región de Yungas en varias comunidades habían cabildos donde se tomaban resoluciones de desconocer a los alcaldes afines al gobierno, lo que puso en alerta al movimiento al socialismo ya que se estaba descontrolando la situación y en localidades como Irupana, Coripata decidieron cerrar todo tipo de actividad dando plazos para que los alcaldes masistas renuncien por traición a la lucha cocalera.

Los campesinos cocaleros de ADEPCOCA derrotaron al gobierno de Evo Morales, que a través de sus acólitos, protegidos por el órgano represivo del Estado (Policia), reprimieron brutalmente a los marchistas e intentaron tomar a la fuerza la dirección de la Asociación Departamental de Productores de Coca ADEPCOCA, no lo lograron gracias a la unidad de los yungueños y apoyo de diferentes organizaciones.

Sin embargo los cocaleros decidieron estar en alerta porque el gobierno buscará todo tipo de recursos para tomar el control de ADEPCOCA ya que es una importante organización para sus intereses de legalizar la coca ilegal del Chapare como por cuestiones políticas sobre la reelección de Evo Morales.

También se tiene claro que los cocaleros de Yungas no quieren ser manejados ni por la vieja derecha recalcitrante de Samuel Doria Medina, Tuto Quiroga y demás, pero tampoco por los nuevos burgueses del Gobierno de Evo Morales por eso urge formar un frente de lucha por los intereses de los campesinos y trabajadores.

BOLIVIA: NO REFORMAR LA JUSTICIA PUTREFACTA. REVOLUCIÓN REAL Y PODER POPULAR PARA CONSTRUIR UNA JUSTICIA PREVENTIVA CON LA SOCIEDAD DE NUEVOS VALORES.

Después de un vergonzoso fracaso en la llamada Cumbre por la Justicia, que prometía una reforma o cambio en la justicia (promesa constante de los gobiernos de turno), este 3 de diciembre, es la fecha para la jornada de elecciones judiciales, con el fin de “mejorar la justicia”, cuya crisis tiene origen en los intereses de clase que han regido en nuestro país desde su fundación. Hoy sólo se busca formalizar el nombramiento de jueces, que más allá de su voluntad personal responden a intereses de la clase dominante.

El gobierno busca deslindando toda responsabilidad de este fracaso y transmitiendo la misma a la sociedad (puesto que nosotros “elegiremos”). Esto en medio de amenazas que atentan la libertad de expresión, el derecho a ejercer el voto de la manera que uno considere y el derecho a organizarnos como sociedad civil para emitir diferentes criterios frente a la coyuntura nacional.

Se ha intentando quitar la posibilidad de informar sobre la facultad de votar nulo o blanco bajo amenazas de multas. Un ejemplo claro son los amedrentamientos que sufrieron personas que realizaban esta labor y fueron arrestadas “por confusión” de los funcionarios policiales.

A esto se suma la insistencia de nombrar como jueces a quienes ganen por simple mayoría y no así por mayoría absoluta (50%+1) ignorando la voluntad de rechazo expresado en el voto nulo o blanco.

El trasfondo de este proceso, que ya ha mostrado varias irregularidades, y que además presenta vicios desde su inicio, es que:

a) La elección de candidatos fue realizada por la Asamblea Legislativa Plurinacional y no así un comité técnico especializado en el tema. Esto rompe con la independencia de poderes, principio fundamental del Estado de Derecho (que tanto dicen defender).

b) La transformación en la justicia debería venir por cambiar la estructura putrefacta del Órgano Judicial; no solo se hace un cambio de servidores, mismos que una vez asuman sus cargos estén dentro el sistema se toparan con infinidad de obstáculos que impedirán un cambio real, que sólo podrá ser producto de un cambio revolucionario en la sociedad.

Se ha intentado generar por parte de algunas personas la equivocada percepción de que votar nulo es apoyar a la vieja derecha y votar valido es apoyar a la nueva derecha gubernamental; para los comunistas el voto nulo representará el rechazo total al Sistema de Justicia putrefacto, un rechazo a la falta de independencia de poderes, un rechazo a las vacías promesas de Reforma, y además el mensaje de buscar una alternativa de Justicia, que sea producto de una Revolución Socialista real y un Nuevo Estado Socialista de poder popular que sea el principal encargado de romper las injusticias sociales, generando una educación (preventiva al delito), salud, trabajo, pero además ofreciendo una liberación de la sociedad.

La Paz, 26 de noviembre de 2017

BURÓ POLÍTICO DEL PCR

BOLIVIA: Comunicado Político 01/2017 – PCR

Internacional

En la coyuntura actual se intensifican las contradicciones interimperialistas; el bloque EEUU-Unión Europea manifiesta su carácter belicista en los conflictos armados en el medio oriente financiando grupos terroristas con la angurria de controlar los recursos naturales. Las desesperantes condiciones de vida para las clases populares en Europa y EE.UU. llevan al fortalecimiento de las tendencias fascistas, xenofóbicas, racistas y chovinistas. Expositor claro de este fenómeno es Donald Trump.

El poder financiero del bloque imperialista emergente (China-Rusia) se fortalece mediante los préstamos y ciclos de deuda externa, buscando además la depreciación del dólar. Este bloque, a pesar de su historia, es tan capitalista e imperialista como el bloque de la OTAN.

En Latinoamérica, los desastres naturales de estas semanas nos han demostrado el valor de la solidaridad y la organización popular ante la ineficacia de los gobiernos capitalistas, destacándose México y Cuba en los esfuerzos populares de reconstrucción.

Nacional

Tras 11 años de gobierno, el MAS empieza a experimentar los efectos negativos de los precios internacionales de materias primas (hidrocarburos y minerales) sobre nuestra economía, supuestamente ‘blindada’.  Podemos observar las bajas en presupuestos municipales, departamentales y universitarios; así mismo la tasa de crecimiento del PIB no alcanza el 4,5%, siendo el crecimiento más bajo en los últimos siete años.  Se agrega a este hecho la Ley de Incentivos a la Exploración, que entrega el 12% de los IDH (Impuesto Directo a los Hidrocarburos) a las empresas transnacionales a cambio de la exploración hidrocarburífera.

Dentro del MAS, Evo Morales aún juega un papel semi-bonapartista al buscar el consenso entre las distintas fracciones de la burguesía y, a pesar de su revés electoral, aún mantiene una fuerte base social entre sectores populares, cuyas condiciones de vida han mejorado con las políticas de redistribución económica.  Debemos demostrar al pueblo boliviano que frente a la falsa dicotomía de oficialismo y oposición burguesa, la solución es organizar la alternativa popular.

Los escándalos de corrupción dentro de las filas oficialistas son cotidianas, dando lugar a una deslegitimación de las fuerzas sociales que componen el gobierno.  Un ejemplo claro es el alcalde de Achacachi, acusado de corrupción, defendido y respaldado por el oficialismo ante la movilización popular en su contra. Sin embargo, aunque el MAS mantiene bajo su control corporativo las organizaciones matrices del movimiento popular, hay brotes de rebeldía e intentos de recuperar la independencia sindical.  Ante las protestas sociales (aún regionales, pero con tendencia a mayor articulación) el Estado responde con creciente represión, judicialización y criminalización. Esta reacción se fortalecerá al aprobarse el nuevo Código Penal. Ante las amenazas y las crecientes tendencias autoritarias, debemos mantener nuestra vigilancia revolucionaria y tomar las medidas de seguridad necesarias.

En el ámbito electoral, la derrota del 21-F ha llevado al borde de la desesperación al MAS, cuya principal tarea se ha convertido en habilitar ‘constitucionalmente’ a Evo para una futura re-(re)-elección presentando el recurso de inconstitucionalidad abstracta contra la propia Constitución.   Mientras tanto, la oposición burguesa no logra presentar una alternativa al país y se limita a mantener sus espacios de poder regionales.

En el caso de las venideras elecciones judiciales, queda claro que ‘democratizar’ el nombramiento de las altas autoridades judiciales no transforma el putrefacto Órgano Judicial que está al servicio de las clases dominantes y el gobierno de turno.  Llamamos a expresar el rechazo popular ante el autoritarismo, la corrupción y el prorroguismo mediante el voto nulo.

Respecto a los proyectos actuales, el gobierno del MAS mantiene su visión de desarrollo extractivista y monoproductor. A pesar del discurso ‘pachamamista’, impulsa los megaproyectos como la carretera por el TIPNIS y las represas Bala-Chepete, entre otros.  Este modelo desarrollista va ligado con compromisos con organismos financieros internacionales, con quienes hoy el país tiene una relación de deuda externa – PIB, mayor a 42%.  Cabe destacar que estos proyectos reflejan una visión de opresión nacional y colonialismo interno (tanto desde el Estado como desde la Iglesia) que atentan contra el derecho de la autodeterminación de los pueblos y naciones indígenas, imponiendo una visión externa de desarrollo.

En lo académico, la Universidad Boliviana se encuentra en crisis ante la falta de recursos económicos, la mala administración y los grupos de poder interno. Los procesos de acreditación y auto-evaluación son un intento de imponer la visión ideológica dominante y reducir el contenido crítico de las carreras.  Debemos luchar para recuperar el papel de la Universidad, en todos los aspectos, en relación a las luchas sociales de las mayorías explotadas.

El gobierno actual tampoco muestra algún intento de combate contra el machismo que se manifiesta con un feminicidio cada tres días, además de otras formas de violencia. Por otro lado, el tema del aborto no será resuelto por el proyecto de Código Penal, manteniendo y provocando la muerte de cientos de mujeres al año a manos de abortistas clandestinos que están lucrando, libres e “inocentes”.

A los comunistas bolivianos nos toca la ardua tarea de seguir avanzando en la consolidación del Partido Comunista Revolucionario, establecer y fortalecer nuestros frentes de masas en el trabajo sindical, estudiantil y de género, redoblar los esfuerzos de formación política y de prensa revolucionaria bajo la orientación de construir una fuerza de vanguardia que luche por la Revolución Socialista.

La Paz, 23 de Septiembre de 2017

BURÓ POLÍTICO DEL PCR