¡Vivan los 90 años del PCP(m-l)!

Hoy los mejores hijos de la clase trabajadora nos encontramos de aniversario. El 07 de octubre de 1928 el Amauta José Carlos Mariátegui y los primeros comunistas del Perú le dieron a la clase obrera su factor subjetivo más importante, su propio partido político: su Partido Comunista Peruano (marxista – leninista).

Desde esa fecha en adelante nuestro accionar se ha desenvuelto a lo largo y ancho del país dando claridad a la lucha de la clase trabajadora. Nuestras filas se han nutrido de los hijos más claros de la clase obrera y los hijos más resueltos del campesinado; junto al pueblo trabajador, en el marco del sistema capitalista, hemos conseguido sus conquistas más sentidas; por lo que nuestras filas se han nutrido también de los intelectuales que han logrado ver más lejos, de los que han asumido por convicción la militancia revolucionaria para luchar por conquistar el poder político del Estado para instaurar la democracia proletaria y construir el Socialismo.

La situación actual del país nos pone un nuevo reto a los comunistas: “dar una orientación más calificada a la indignación popular para afirmarla en el camino de la lucha por el Socialismo Científico”, no hay otra salida posible para cambiar el actual orden de cosas que por mucho tiempo ha favorecido a los que trafican con la soberanía nacional, los que viven de la explotación de la clase trabajadora y los que han saqueado todas nuestras riquezas naturales en componenda con el imperialismo. La burguesía y sus lacayos en el gobierno buscan refrescar su dictadura dando y anulando indultos, volviendo a debatir formas más eficientes para legislar a favor de las transnacionales, buscando nuevas formas para ejercer su justicia que siempre ha favorecido a quien puede pagarla y que es usada contra los dirigentes del pueblo trabajador.

Celebrar los 90 años del Partido Comunista Peruano (marxistas – leninista) significa para nosotros la materialización de la resistencia de la clase trabajadora frente a la embestida del enemigo de clase, significa la vigencia real de la tarea histórica de la clase obrera y de que la salida socialista a la crisis por la que atraviesa el país: es posible, necesaria y urgente.
Aceleremos el paso que la victoria será nuestra.

¡Viva el 90 aniversario del PCP(m-l)
¡Viva la unidad y lucha de la clase obrera, el campesinado, la juventud, las mujeres y los pueblos por la Revolución y el Socialismo!
¡Viva el bicentenario de Carlos Marx!
Perú, 07 de octubre de 2018
BP del CC del PCP(m-l)

La justicia burguesa está podrida. ¡Acabemos con la corrupción, cambiemos de sistema!

La situación que atraviesa el país es insostenible, como siempre se denunció, todas las instituciones y poderes del sistema capitalista se encuentran atravesados por la corrupción: El Poder Judicial, Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo en los últimos 6 meses han demostrado el grado de podredumbre en el que se encuentran.

La corrupción se ha hecho más evidente recientemente, no ha aparecido con determinados personajes, ha existido siempre encubierta con la fachada de democracia burguesa; pues es un fenómeno inherente al sistema capitalista cuyo funcionamiento se basa en la explotación, abuso, la mentira, el saqueo; y a cuyo funcionamiento se ajusta el Estado peruano que está al servicio y defensa de los intereses de la burguesía parasitaria en el poder.

Los audios recientemente difundidos por “IDL reporteros” dan cuenta del descaro con el que se trafican sentencias y favores por parte de los máximos representantes de la justicia burguesa en el Perú, con unos “verdecitos”, se puede declarar inocente a alguien que abusó sexualmente de una menor de 11 años. Con preguntas relacionadas a la preparación de comidas se pueden elegir y promocionar a jueces y fiscales que se suponen deben velar por la defensa de los derechos de todos los peruanos; ese es el nivel del Consejo Nacional de la Magistratura, el Poder Judicial y demás instituciones en el que se trafican con los puestos, se cobran coimas por sentencias favorables, se liberan a delincuentes y se criminaliza la protesta de los pueblos o se dilatan los procesos en los cuales se deben sancionar a los responsables de crímenes de lesa humanidad, cuidando siempre los intereses de la mafia fujimorista y aprista que han copado estas instituciones.

Desde el PCP(m-l):

Hacemos un llamado a la clase obrera, el campesinado, las mujeres, la juventud y los pueblos a participar activamente en la movilización del 19 de Julio de 2018 y continuar la jornada de resistencia hasta que cada uno de los miembros del CNM sea destituido del cargo, no podemos permitir que exista un blindaje en el Congreso de la República que fue convocado a sesión extraordinaria por el Presidente Martín Vizcarra, cuya postura anticorrupción es tan falsa como sus capacidades para dirigir el país.

Esta medida no asegura que acabemos con la corrupción, es una medida de momento para condenar a los que por mucho tiempo han liberado a narcotraficantes, violadores, asesinos, genocidas y ladrones. Solo acabaremos con la corrupción, el tráfico de influencias y la impunidad cuando el pueblo pueda elegir a sus propios representantes y ejercer su justicia desde el orden socialista.

No hay otro camino para la liberación del pueblo trabajador que el Socialismo, organicémonos y luchemos decididamente por su realización.

¡Que se vayan a la cárcel todos los corruptos!

¡Por la autoconvocatoria a una Asamblea Constituyente Soberana y Popular!

¡Organicemos las bases del gobierno provisional popular!

¡Luchemos desde las calles por un gobierno democrático popular!

Sin Partido Comunista y pueblo organizados, no hay revolución

En los períodos donde se manifiestan escaladas en la lucha de clases, generalmente surgen manifestaciones políticas de todo tipo, por un lado desviaciones de izquierda que buscan un “cambio acelerado” o una salida acalorada sin tener un proyecto sólido o una organización que pueda asumir la dirección del proyecto popular; o una desviación de derecha que espera la salida burguesa a la crisis y asume la posición de espectador del proceso de cambio.

Frente a estas desviaciones el PCP(m-l) señala su posición frente al actual panorama y define las tareas que la militancia debe desarrollar a fin de canalizar la indignación popular y ser el referente de la lucha social para la transformación del país.

Los acontecimientos transcurridos desde diciembre de 2017:

El indulto al genocida, ladrón y corrupto Alberto Fujimori, la declaración como zonas de emergencia de los lugares donde se desarrolla la protesta popular, la definición de cantidades de dólares otorgadas como sobornos de ODEBRECHT a políticos peruanos, las negociaciones para evitar la vacancia presidencial, las leyes que ha promulgado el Congreso para criminalizar la protesta popular, la aprobación del Proyecto de Ley de Esclavitud Juvenil, la exoneración del pago de impuestos a las grandes transnacionales, la ley que impide la fiscalización al Parlamento por sus gastos y contrataciones, la autorización del ingreso de tropas norteamericanas, etc; han dado más claridad al pueblo peruano sobre cómo se ha venido conduciendo el país. La CONFIEP (Gremio que agrupa a los más grandes empresarios y sus testaferros peruanos) es el organismo que representa a los intereses de la burguesía intermediaria y las transnacionales; son los verdaderos dueños del poder político del Estado y los distintos gobernantes y parlamentarios no han sido más que sus títeres al igual que la Policía, el Ejército, la Marina y la Aviación, que son además defensores de su orden constitucional neoliberal, no son como se dice, defensores de la soberanía nacional e intereses del pueblo peruano.

Se ha demostrado también la farsa que implica la “democracia representativa burguesa” con la que se engaña y mantiene en la esclavitud asalariada al pueblo trabajador, se difunde: “el pueblo elige a sus gobernantes”, “el pueblo es el mandante y los presidentes y congresistas los interpretes de sus máximas aspiraciones”, como hemos dicho siempre: esto es falso, y ahora el pueblo es más consciente de esto ya que es la CONFIEP con el uso de diferentes medios que le permite el dinero, la que asegura la elección de su candidato teniendo en cuenta las distintas situaciones por la que atraviesa el país, tiene a su disposición “radicales” como Ollanta Humala que luego domestica para asegurar el flujo continuo de inversiones extranjeras o a representantes más puros de su modelo neoliberal como el corrupto expresidente Pedro Pablo Kuczynski; el Estado peruano representó en su momento a los intereses de la aristocracia feudal y representa ahora los intereses de la burguesía intermediaria, testaferra del imperialismo y no lo fue de ninguna otra clase más. No es el “Estado de todos los peruanos”, es el Estado de la burguesía que ejerce su violencia organizada contra la clase trabajadora.

La burguesía mantiene vigente su sistema con la compra-venta de votos en el Congreso para hacer cambiar de bando a los parlamentarios y para las elecciones generales compran la conciencia de los electores de las zonas más pobres con “tapers con dinero” o “sobres cerrados”; como es uso y costumbre de la narcopolítica fujimorista; además aseguran la elección de sus candidatos con el uso de mercenarios televisivos que desvían la atención del pueblo, como lo son: Jaime Bayli, Aldo Mariátegui, Jaime de Althaus, entre otros plumíferos que fungen de periodistas, pero que tienen la misión de orientar la intención de voto del pueblo y desviar la atención sobre los verdaderos intereses que se juegan en cada contienda electoral y cada periodo legislativo. En este marco el pueblo elige dentro de las opciones más propagandizadas que le imponen sus verdugos nacionales y extranjeros.

Se han notado importantes expresiones de rechazo popular.

En las movilizaciones contra el indulto, con la exigencia de ¡que se vayan todos los corruptos y explotadores!, contra la corrupción generalizada, contra la Ley de explotación juvenil N° 1215. A la par de estas importantes expresiones de lucha popular se ha notado también los aún bajos niveles de indignación de un grueso sector de la población que adormecido por la propaganda televisiva no ve otra salida que mantener vigente el actual sistema y resignarse a vivir de la misma forma.

El sector más avanzado del movimiento popular, está luchando en contra de la corrupción, la explotación capitalista, el abuso, el saqueo imperialista, pero aún no están luchando por un proyecto sólido, una salida real a la barbarie capitalista y esto porque aún no hemos logrado vencer a la propaganda burguesa y hacer calar la propuesta proletaria: de luchar por la Democracia Popular y el Socialismo para acabar con la explotación, la contaminación, el saqueo, el desempleo, la corrupción, entre otros males que sufre el pueblo trabajador. Esta es una tarea nuestra, cuyos niveles deben incrementarse de manera urgente para afinar la salida popular y revolucionaria a las consecutivas crisis por las cuales viene atravesando el país, la salida constitucional que ha logrado la burguesía, tras la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski, no asegura en lo más mínimo la conquista de mejores condiciones materiales y culturales para la clase trabajadora.

Sin Partido Comunista organizado no hay Revolución

El Partido Comunista es el factor subjetivo más importante de la clase obrera en sus tareas de la organización y realización de la revolución de liberación nacional y social, es su máxima expresión organizada de clase, su vanguardia consciente y combatiente. En cuyas filas se encuentran los mejores hijos del pueblo trabajador que de manera honesta, consecuente y desinteresada luchan por concretar las tareas históricas de la clase obrera. Basándose en sus propios esfuerzos y recursos buscan acabar con la dictadura burguesa y construir el Socialismo. Son hombres y mujeres que asumen con fidelidad los principios organizativos, políticos e ideológicos de la clase obrera, el marxismo-leninismo, el Programa y el Estatuto del Partido. Esta adhesión voluntaria completa el proceso de formación en la lucha de clases de miles de luchadores sociales que han logrado ver más lejos y más claro que el resto de personas que aún no pueden desprenderse de los prejuicios que la burguesía ha labrado en sus mentes o que les cuesta asumir la disciplina proletaria, propia de un partido histórico. por esto nos afirmamos en decir que no existen comunistas marxistas leninistas fuera del PCP(m-l), fuera del partido hay luchadores sociales, rebeldes, intelectuales que han leído libros marxistas y leninistas, gente que lucha de manera consecuente y desinteresada; pero que no logran ver más allá de los límites establecidos por el sistema capitalista; porque no pueden, no quieren o porque no los hemos logrado atraer a la causa de la clase obrera y a nuestras filas para el verdadero cambio social.

De los cuadros comunistas que sobrevivieron a la masacre fujimontesinista y senderista, existen muchos que reciben con alegría nuestro órgano central bandera roja, que se encuentran desarrollando vida gremial, sindical y electoral pero que no están organizados en las células de estudio y trabajo, ellos deben ser considerados como amigos, no como militantes; pues los comunistas se organizan en células de estudio y trabajo, cumplen tareas específicas de organización, dirección, agitación y propaganda y le dan vitalidad al funcionamiento del partido definiendo al interior y difundiendo al exterior la política del partido en los sectores vivos de la lucha social. Todo aquel que se reivindique como un cuadro formado en algún momento dentro de las filas del Partido Comunista marxista-leninista y no está organizado en una célula, en la práctica rehúye a la disciplina partidaria y no puede ser considerado como militante. Los comunistas tienen en la célula el espacio natural de organización desde donde ejercen la dirección colectiva y responsabilidad individual, la crítica y autocrítica, desde donde participan del centralismo democrático y desde donde asimilan y difunden la teoría marxista- leninista, no cae del cielo ni se aprende de oreja sino que se estudia, se comprueba y afina con la práctica social.

El pueblo trabajador tiene sectores donde la conciencia crítica ha tenido un desarrollo importante, que asume la dirección del movimiento social, pero que aún no logra conducir la indignación popular hacia los torrentes revolucionarios y socialistas; no los podemos acusar a todos de ser renagados del Socialismo; pues no todo espacio de lucha social está bajo el dominio del revisionismo criollo de “patria roja” y “unidad”; pero sí podemos decir que les falta tener claridad sobre las tareas de la Revolución y la construcción del Socialismo, a ese sector honesto es al que debemos hacer llegar de manera urgente nuestra prensa revolucionaria y dotarles de un proyecto sólido por el cual luchar. Bandera Roja no es un periódico de venta al público en general, es un organizador colectivo del movimiento popular para aproximarlos a la posición de la clase obrera representada por su Partido Comunista, es el vocero de nuestra política y su papel se logrará en la medida de que llegue a las manos y al entendimiento de esos luchadores sociales que están por el cambio y a cuyas acciones los comunistas debemos dotarlas de mayor contenido.

Se pone a la orden del día la tarea de organizar al Partido Comunista en los sectores decisivos de la actividad política, gremial-sindical y popular para que exista un organismo que dirija con una perspectiva mayor las acciones de rechazo e indignación y las oriente hacia las posiciones de la clase obrera, hacia las tareas de construir una República Democrática Popular y Socialista en el Perú.

Sin Pueblo organizado no hay Revolución

El pueblo organizado es el sujeto social que hace la historia y que lleva adelante las tareas de la revolución de liberación nacional y la lucha por el Socialismo cuando está dirigido por el Partido de la clase obrera. No podemos esperar de él una reacción espontánea por la indignación generalizada como lo predica la pequeña burguesía y el anarquismo; ni podemos pretender sustituirlos en sus tareas históricas; debemos prepararlos para que su indignación y rechazo tenga el respaldo de un proyecto revolucionario, el Socialismo. Debemos de aprender de él pero fundamentalmente debemos educarlos en base a su propia experiencia de lucha, debemos estar de manera constante actuando en su interior conocer su estado de ánimo ejerciendo pedagogía revolucionaria, aclarando el panorama político. Debemos dotarlas de todos los instrumentos organizativos para que logre cumplir su misión como sujeto histórico, otrogarle una dirección calificada y una estructura sindical-gremial, consejal o de frente popular para su mejor funcionamiento. Debemos propender a organizar a la mayor parte del sector popular desde los artistas, intelectuales progresistas, trabajadores de mercados y pequeños comerciantes, estudiantes, campesinos, obreros y todo aquel sector social desde donde podamos ejercer la resistencia y podamos canalizar hacia causes socialistas la indignación y salida popular frente a las crisis que estamos atravesando.

Conclusión y orientación general

No existen comunistas fuera del Partido Comunista, no existen militantes comunistas sin organización celular, sin organización celular no hay Partido Comunista organizado que pueda dirigir la lucha de la clase obrera y el pueblo trabajador por cambiar las estructuras sociales carcomidas por la explotación y corrupción capitalistas.

Estamos a tiempo acelerar el paso y aplicar de manera más dinámica las Resoluciones y Conclusiones de la VII Conferencia Nacional y el Programa del Partido y dotarle de una dirección calificada a la lucha social en el Perú.

¡Con el Partido y el pueblo organizados todo! ¡Sin el Partido y el Pueblo organizados nada!
¡Desarrollemos las condiciones subjetivas que aseguren la salida popular!
¡Avancemos en el fortalecimiento orgánico del Partido Comunista!
¡Sigamos con más empeño en la tarea de organización del pueblo trabajador y los sectores populares!

CC. del PCP(m-l)
Marzo de 2018

¡Que se vayan a la cárcel todos los corruptos! ¡Organicemos las bases del gobierno provisional popular! ¡Luchemos desde las calles por un gobierno democrático popular!

A 25 años de la aplicación del modelo neoliberal la corrupción creció exponencialmente al aperturarse nuevas formas de “hacer negocios” con el Estado. El único rubro donde se ha puesto en mayor evidencia el accionar mafioso de la CONFIEP y las transnacionales es el de la construcción, lo que ha originado una de las crisis más profundas del gobierno de Pedro Pablo Kuczynski que asfixiado con sus mentiras entorno a los vínculos corruptos con la empresa ODEBRECHT viene siendo desestabilizado, además, por una falsa postura anticorrupción de la alianza fujimorista – aprista, quienes han logrado centralizar la embestida contra el gobierno desde el Poder Legislativo (con su mayoría parlamentaria) y Poder Judicial (con el control de jueces y fiscales) para lograr su impunidad en los casos de corrupción que se les siguen por sus vínculos con la constructora brasileña. Estas contradicciones interburguesas basan su interés en la disputa por lograr la corporativización partidaria de los poderes del Estado (centralización fascistizante) y continuar con el saqueo del erario nacional. En esencia no reflejan discrepancias en el ejercicio de la política neoliberal, ni en la función de ser peones de las transnacionales, la CONFIEP y el imperialismo; representan la misma amenaza para el pueblo trabajador.

Hacemos un llamado a la clase obrera, al campesinado, la juventud y los pueblos del Perú para tomar las calles y exigir ¡QUE SE VAYAN A LA CARCEL TODOS LOS CORRUPTOS!: fujimoristas, apristas, toledistas, ollantistas, seguidores de PPK y de todos los partidos reaccionarios y oportunistas auspiciados por las ONG´s, que actualmente están cogobernando.

Avancemos en la unificación programática entre las fuerzas de izquierda consecuente y las fuerzas verdaderamente revolucionarias, a fin de darle una alternativa de poder al pueblo trabajador constituyendo un Gobierno Provisional de composición popular a lo largo y ancho del país.

El caso Odebrecht, tan solo es una muestra de la enorme red mundial y nacional de corrupción que la burguesía parasitaría mantiene en el país, falta develar la enorme red de corrupción que mantienen las empresas mineras, gasíferas, forestales, de generación hidroeléctrica, de administración de puertos y aeropuertos y demás saqueadores de nuestras riquezas naturales que financian el clientelismo político, que sobornan y auspician las campañas electorales; que luego cobran haciendo uso a discreción de las fuerzas militares y policiales para reprimir, cual sicarios, a la clase obrera que sale a luchar por sus derechos, y al campesinado y la población que defiende la soberanía nacional, la producción nacional, el agua, el ambiente y la vida.

¡QUE SE VAYAN A LA CÁRCEL LOS LACAYOS DE LAS TRANSNACIONALES PPKISTAS, FUJIMORISTAS, APRISTAS, TOLEDISTAS, OLLANTISTAS, ETC!

¡QUE SE VAYAN A LA CÁRCEL TODOS LOS SIRVIENTES DE LA INSTITUCIONALIDAD NEOLIBERAL, INCLUIDOS AQUELLOS SEUDO IZQUIERDISTAS FUNCIONALES AL SISTEMA QUE NO QUIEREN DEJAR SU CURUL Y QUE DESDE EL GOBIERNO MUNICIPAL DE SUSANA VILLARÁN ENTREGARON LAS VÍAS DE LA CIUDAD DE LIMA A LA VORACIDAD DE LOS PEAJES DE LAS CONSTRUCTORAS BRASILEÑAS Y SUS SOCIOS PERUANOS!

¡AVANCEMOS EN LA ORGANIZACIÓN DE LA ALIANZA OBRERO-CAMPESINA PARA LA CONSTRUCCIÓN DE UNA  REPÚBLICA DEMOCRÁTICA POPULAR!

¡FUERA GOBIERNO ENTREGUISTA Y CORRUPTO!,

¡TODOS Y TODAS A LUCHAR DESDE LAS CALLES!

Diciembre de 2017

Partido Comunista Peruano (marxista-leninista)

¡Abajo la ley de esclavitud juvenil – Proyecto de Ley N°1215!

El día de ayer, 23 de febrero, se autoconvocaron estudiantes de institutos técnicos, universitarios y diversas organizaciones sociales para movilizarse exigiendo el archivamiento del Proyecto Legislativo N° 1215, iniciativa impulsada por la tristemente célebre congresista Rosa María Bartra del fujimorismo quien pretendía acelerando su dictamen en la Comisión Permanente y exonerándolo de una segunda votación, sancionar su aprobación y modificar la propatronal “Ley de modalidades formativas” (Ley N° 28518), donde se establecen unos mínimos beneficios para los trabajadores preprofesionales.

Este Proyecto Legislativo pretendía la creación de un nuevo régimen: “Experiencias Formativas en situaciones reales de trabajo” que según se promocionó se daba con el fin de “complementar la formación de los estudiantes técnicos a nivel teórico y práctico”, quienes debían acogerse al ejercicio de las prácticas preprofesionales no remuneradas a medio tiempo (20 horas semanales) hasta por un periodo de 3 años. Hecho que indignó a los estudiantes de los institutos que se movilizaron masivamente a expresar su rechazo y que lamentablemente fueron duramente reprimidos por las fuerzas policiales quienes de manera cobarde tendieron un cerco, cerrando todas las salidas de la Plaza San Martín con el fin de asfixiar a los manifestantes con bombas lacrimógenas. Al parecer la estela fujimostesinista de recorte de derechos constitucionales y violación de derechos humanos sigue desperdigada en los mandos de la fuerza policial.

Desde el PCP(m-l):

Señalamos que este pretendido procedimiento para beneficiar a las grandes empresas con el uso de mano de obra gratuita de los jóvenes ha sido consecutivamente impulsado por las bancadas fujimorista, aprista, de Peruanos Por el Kambio, etc. Recordemos el derogado “Régimen Laboral Juvenil”, donde con el pretexto de hacer ganar experiencia a los jóvenes se hacía uso de su mano de obra sin otorgárseles beneficios sociales.

Este PL 1215 nos da una muestra más que este Parlamente no frenará sus intentos de hacer legal que los jóvenes sean mano de obra esclava al servicio de la patronal, desde el PCP(m-l) rechazamos estas iniciativas legislativas y hacemos un llamado a los jóvenes y al pueblo en general para seguir atentos y dar respuesta a estas embestidas de la patronal a través de sus representantes en el Congreso.

¡Abajo el PL 1215, Ley del esclavo juvenil!

¡Viva la lucha de la clase trabajadora, la juventud y los pueblos!

¡Que se vayan todos los corruptos, este Congreso no nos representa!

¡Abajo la represión y cobardía policial!

¡Viva el Paro Nacional Agrario del 09, 10 y 11 de Enero de 2018!

El movimiento campesino viene desarrollando de manera exitosa la jornada nacional de lucha por la defensa de la producción agraria. Con un paro total en las principales regiones del Sur del país como: Huánuco, Ayacucho, Huancavelica, Junín, Cusco, Apurímac y otras. En el caso específico de esta jornada se levantan las banderas de la defensa de la producción de la papa, cuyos productores sufren las consecuencia del abandono por parte del Estado que no ha establecido políticas de desarrollo de la producción agropecuaria nacional sino que por el contrario ha desarrollado una política de destrucción del agro y de afianzamiento del sector extractivista minero que con su contaminación destruye zonas de producción agraria y de pastoreo. Vienen siendo afectados también por la caída de precios de sus productos, al existir en el país una sobre oferta de papa precocida (pre-frita) que es importada desde Europa, Asia y Norteamérica por los grandes centros comerciales y cadenas de restaurantes que han venido destruyendo y sustituyendo a los mercados locales donde se hacía la venta de los productos agropecuarios nacionales de manera directa, todo esto como resultado de la eliminación de barreras arancelarias que protegían al sector agropecuario después de la firma de los Tratados de Libre Comercio (TLC´s). Otro punto a tomar en consideración que ha llevado al campesinado a tomar esta justa medida de protesta es que la caída de precios generadas por esta sobre oferta hace imposible el pago de los prestamos adquiridos y los intereses abusivos que cobran los bancos por lo que en muchos casos se ha dejado abandonada la producción de papa y se corre el riesgo de la pérdida de las zonas de producción que han sido garantía de los préstamos, pues los costos de mantenimiento, cosecha y traslado no se pueden recuperar al venderse los productos finales.

Nos solidarizamos con la plataforma de lucha que reivindica el movimiento campesino. Exigen:

1.- Declaración en Estado de emergencia la producción de papa y el sector agrario a nivel nacional. 

2.- Condonación las deudas y reducir los intereses bancarios, indemnizar y subsidiar a los agricultores por pérdidas en las cosechas de papa y otros productos. Ampliar la cobertura del Seguro Agrario para la papa y demás productos nativos.

3.- Impedir la invasión económica de países extranjeros de Europa, China y Estados Unidos con sus papas pre-fritas y otros productos que perjudican la producción nacional. Exigimos la anulación de las leyes y los Tratados de Libre Comercio (TLC) y otras normas anti campesinas.

4.- Exigimos la compra a precio justo de la papa y otros productos nativos, a través de los Programas Sociales y otros fondos del Estado, así como asegurar mercados a través de convenios con instituciones privadas y públicas.

5.- Exigimos inversión de más presupuesto público para proyectos productivos, asistencia técnica, semillas mejoradas, diversificación productiva, abono orgánico, tecnología, canales de riego y reservorios de agua, riego tecnificado, reforestación, centros de acopio, análisis de suelo, asociatividad y cooperativismo, dentro de un Plan de Desarrollo Agrario Nacional.

6.- Exigimos promover la industrialización o procesamiento de nuestra papa y otros productos nativos a través de empresas nacionales y fondos estatales que le compren a los agricultores peruanos y no al extranjero.

7.- Fiscalizar y controlar la comercialización de los agroquímicos e incentivar la producción orgánica o ecológica.

¡Por la Defensa de la Producción Nacional Agropecuaria!

¡Abajo los TLC antiagrarios!

¡Abajo la política neoliberal extractivista y vende patria!

¡Viva la justa lucha de los productores agropecuarios peruanos!

09 de enero de 2018

El Centenario de la Revolución Socialista de Octubre

Hace 100 se inauguró la época de las revoluciones proletarias y del derrumbe del imperialismo con estruendo de cañones del crucero Aurora enfilados al Palacio de Invierno del Zar, el 25 de octubre de 1917 (07 de noviembre según el calendario gregoriano), se consolidó la conquista del poder político en Rusia con la Revolución Socialista de Octubre, hazaña realizada sobre la alianza de obreros, soldados y campesinos dirigidos por el Partido Comunista bolchevique, con su jefe Lenin a la cabeza, que derrocaron al zarismo, al gobierno provisional burgués e instauraron el Estado Socialista Soviético, un nuevo tipo de Estado que abolió la propiedad de los terratenientes sobre la tierra, para otorgarla al disfrute de los campesinos y nacionalizarla, expropió a los capitalistas, puso término a la guerra conquistando la paz y obtuvo tregua necesaria para la construcción del sistema de los trabajadores, el Socialismo.

Las causas que precipitaron la revolución proletaria rusa giraron en torno a la experiencia revolucionaria que había ganado la clase obrera que participó, cumpliendo su papel de fuerza fundamental de la revolución, en 3 revoluciones sucesivas. El marco de la Primera Guerra Mundial caracterizada por Lenin como una guerra imperialista de rapiña y anexionista, tras la cual las potencias imperialistas por primera vez se habían repartido los mercados del mundo, otro factor fundamental para el triunfo de la clase obrera fue la experiencia revolucionaria del Partido de nuevo tipo que supo dirigir y educar a las masas en base a su experiencia de lucha para barrer con el oportunismo, socialpacifismo, socialchovinismo, la traición de los partidos de la Segunda Internacional, y concretar la tarea revolucionaria, que según precisó Lenin obedece a condiciones concretas que están más allá del deseo voluntario de una persona.

La ley fundamental de la revolución con-firmada por todas las revoluciones del siglo XX, consiste en lo siguiente: para la revolución no basta con que las masas explotadas y oprimidas tengan conciencia de la imposibilidad de seguir viviendo como viven y exijan cambios; para la revolución es necesario que los explotadores no puedan seguir viviendo y gobernando como viven y gobiernan. Solo cuando los de abajo no quieran y los de arriba no pueden seguir viviendo a la antigua, solo entonces puede triunfar la revolución”

Este proceso histórico reafirmó el desarrollo del marxismo en unas nuevas condiciones. El leninismo como teoría y táctica de la revolución proletaria en general y la teoría y táctica de la Dictadura del Proletariado en particularidad, surgida como doctrina revolucionaria del proletariado en el periodo del capitalismo agonizante, en la que las contradicciones intrínsecas a su sistema determinan el derrumbe del imperialismo como etapa superior y última del capitalismo, así mismo reafirma la vigencia de la dirección proletaria del Partido Comunista como partido de nuevo tipo que asume la labor de vanguardia organizada y combatiente de la clase obrera y los pueblos, por el Socialismo y el Comunismo.

La revolución rusa fue la confirmación de las tesis planteadas por Lenin, en oposición a los dogmas sustentados hasta entonces por los partidos de la Segunda Internacional, que negaban la posibilidad del triunfo de la revolución en un país que no estaba lo suficientemente industrializado o donde el proletariado aún no constituía la aplastante mayoría. Lenin señala que estas condiciones no son obligatorias para que triunfe la revolución; pues, la revolución ya no puede ser analizada desde una perspectiva netamente nacional sino desde el análisis de la economía mundial en su conjunto y que la revolución triunfará allí donde la cadena del imperialismo sea más débil y desencadenará la Revolución Proletaria Mundial. Desechando de esta manera la tesis de la revolución permanente del trotskismo, utilizada para oponerse a la insurrección popular revolucionaria de Octubre.

Bibliografía: Historia del Partido Comunista Bolchevique de la URSS.

Fundamentos del Leninismo. Stalin.

La alianza de la clase obrera, el campesinado pobre y medio en la Revolución de Octubre y la construcción del Socialismo

 

Se cumple el centenario de la victoriosa Revolución Proletaria de Octubre, que corona la primera experiencia de construcción del Estado de Dictadura del Proletariado, como la forma más avanzada del ejercicio de la democracia, donde el pueblo trabajador ejerce su fuerza organizada de clase para vencer la resistencia de las clases explotadoras y para abolir la propiedad privada burguesa sobre los medios de producción, sin la cual es imposible la construcción del Socialismo y el paso al Comunismo científico.

Los marxista-leninistas ubicamos en la clase obrera, a la clase que por su posición dentro del proceso de producción capitalista y por su condición en éste sistema social, puede y debe ser la clase de vanguardia en la lucha para enterrar este sistema y acabar con la división de la sociedad en clases sociales.

Para asegurar su victoria, la clase obrera, debe unificar entorno a su objetivo de transformación social las aspiraciones de otras clases y capas oprimidas por el capitalismo. Es decir, que necesita de fuerzas aliadas que luchen por mejorar sus condiciones materiales de existencia, que entiendan que hay un enemigo en común por derrocar, para superar el decadente estado de cosas que los sume en la explotación y miseria, una de las clases aliadas de la clase obrera en la Rusia zarista fue el campesinado, que era el sector mayoritario de la población rusa.

Es en la Revolución de Octubre y otras revoluciones proletarias triunfantes, donde se constata como la unidad para la lucha conjunta de clase obrera y el campesinado medio y pobre, construyen una alianza estratégica para derrocar a las clases explotadoras y luego consolidan esa alianza, con la dirección de la clase obrera y su Partido, para la construcción de un sistema económico social donde las aspiraciones materiales y culturales se van concretando al compás de la reorganización del trabajo, de la planificación centralizada, diversificación de la economía, del impulso del desarrollo de las fuerzas productivas y la técnica, teniendo como prioritarios el mejoramiento constante de las condiciones materiales y culturales del pueblo trabajador; es decir, en el proceso de la construcción de la sociedad Socialista.

LA SITUACIÓN DE LA CLASE OBRERA Y EL CAMPESINADO RUSO, ANTES DE LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE.

Los artículos publicados por Lenin muestran que la situación de la clase obrera rusa, era insostenible, pesaba sobre ella la explotación de la industria capitalista y la opresión del zarismo que impedía de manera violenta su organización gremial y política; a través de la Ojrana, el zarismo reprimía cualquier forma de organización que busque hasta las reivindicaciones económicas más básicas.

El partido bolchevique en sus distintas etapas de construcción tuvo como eje central de su política el problema del poder, la organización y realización de la revolución. Motivo por el cual centro su accionar en la agitación, propaganda, organización y educación de la clase obrera en base a su propia experiencia de lucha, para que dé un salto cualitativo y pase de su condición de clase en sí a clase para sí, con objetivos políticos. Además, el partido bolchevique dirigió su accionar a despertar la consciencia de los sectores explotados, oprimidos y empobrecidos que asistían a la lucha por arrancar conquistas políticas y económicas al zarismo. La lucha por el derrocamiento del Zar junto a toda su estela aristocrática y capitalista, se puso a la orden del día.

Es en este sentido que el Partido bolchevique planteó un programa para solucionar el problema del campesinado, inmerso en la explotación feudal que subsistía en el campo, el carácter atrasado del nivel cultural y que estaba sumido en la pauperización por la especulación de los comerciantes intermediarios que imponían precios muy bajos de adquisición de los productos agrícolas. Es decir, que el campesinado estaba oprimido por las vetustas relaciones sociales del sistema feudal y también por el creciente flujo del desarrollo del mercado capitalista, que arruinaba al campesinado pobre y medio que basaba su economía en la producción individual, a menor escala. Lo que demostraba que aun así el campesinado luche por la conquista parcelizada de la tierra, confiscando a los terratenientes y kulaks, sería un paso adelante, pero que en el marco de las relaciones sociales capitalistas esta no podía asegurar la mejora de sus condiciones materiales.

Frente a esto el Partido Bolchevique plantea la necesidad de organizar al campesinado como aliado de la clase obrera para la realización de la Revolución Socialista, ya que el campesinado tras las experiencias -de la revolución de 1905 en cuya dirección se posicionó el partido de la burguesía liberal y la revolución democrática burguesa de febrero de 1917 en cuyo gobierno provisional estuvieron mencheviques y socialrevolucionarios-, se desengañó de estos partidos de los cuales no obtendrían la tierra y además tras la Revolución de Febrero, Rusia no saldrían de la guerra imperialista.

EL CAMPESINADO POBRE Y MEDIO Y EL CARÁCTER POPULAR DE LA REVOLUCIÓN.

Cuando se habla del campesinado como una categoría en general, se omite un hecho objetivo que es conveniente aclarar siempre, la existencia de clases y capas sociales dentro del campesinado, que tuvieron y tienen un distinto comportamiento de acuerdo a sus intereses y que entre estos sectores también se libra una lucha de clases en el campo.

El campesinado rico, es aquel que ha concentrado grandes extensiones de tierra, posee aperos agrícolas y que además necesita de la fuerza de trabajo adicional que contrata, sin la cual no puede producir sus extensiones de tierra, esta clase en la Rusia de inicios del Siglo XX era conocida como la clase de los “Kulaks” quienes después de la Revolución de Octubre se constituyeron en una fuerza contrarrevolucionaria, que buscaba mantener sus privilegios en el campo; es decir, seguir explotando al campesinado pobre y medio.

El campesinado medio, es aquel que dispone de medios de producción, aperos de labranza pero que al no tener grandes extensiones de tierras no hace uso extensivo de la fuerza de trabajo ajena, sino que utiliza la fuerza de trabajo familiar y de otras formas de cooperación social propias de su entorno. Esta capa social fue la que estuvo en disputa, por las fuerzas de los kulaks y otros reaccionarios, por un lado, y por el otro las fuerzas revolucionarias encabezadas por el Partido Bolchevique que buscaban ganarlos como reserva de la revolución proletaria ya que por su número y dinamicidad podían inclinar la balanza política en la disputa del poder y en la guerra civil desata por la intervención de la potencias imperialistas, y además debido a su producción individual, que es germen del desarrollo de la producción capitalista se le debía alentar a desarrollar la economía cooperativa – koljosiana, para la construcción del Socialismo.

El campesinado pobre, es aquel que no posee a veces las tierras suficientes hasta para su propia subsistencia, motivo por el cual se ve obligado a vender su fuerza de trabajo para poder sobrevivir, en periodos donde su situación es insostenible o no encuentra ocupación en el campo migra a las ciudades para vender su fuerza de trabajo, constituyéndose en ellas como parte del proletariado o semiproletariado. Esta capa por su condición es la aliada más inmediata de la clase obrera en sus tareas políticas y por su posición en el campo es el sector más consecuente al desarrollar la lucha de clases.

De esta caracterización se entiende cómo fue y cómo es el comportamiento del campesinado, la táctica de los bolcheviques consistió en atraer a los campesinos pobres y medios para que abracen el camino de la Revolución Socialista y el de la producción koljosiana; este elemento inicial nutre el carácter popular de la Revolución.

EL CAMPESINADO, LA DICTADURA DEL PROLETARIADO Y LA CONSTRUCCIÓN DEL SOCIALISMO.

Tras la Revolución de Octubre, el problema de la agricultura y el campesinado fue uno de los puntos del programa más difíciles a resolver, dado que la construcción del Socialismo requiere de una base material que asegure la industrialización del país y también de la transformación socialista de la agricultura, ramas que se solo se unifican en base a la propiedad socialista sobre los medios de producción y del trabajo colectivo; para lo cual el campesinado fue estimulado a encaminarse a la producción cooperativa, siendo masiva su adherencia cuando constató la superioridad de la producción cooperativa con respecto a la producción individual. El campesinado se integró al régimen cooperativo con sus instrumentos de producción, su fuerza de trabajo y sus tierras; y el Estado de dictadura del Proletariado aportó a esta organización maquinarias, con el desarrollo de la técnica y todo lo necesario para que la producción agropecuaria se desarrolle por el camino de la cooperación. Al respecto al c. Stalin señalaba.

Bajo el régimen antiguo, los campesinos trabajaban con los viejos métodos de sus abuelos y con las viejas herramientas de trabajo, trabajan para los terratenientes y capitalistas, para los kulaks y especuladores, trabajaban sin lograr matar nunca el hambre y enriqueciendo a otros. Bajo el nuevo régimen, bajo el régimen koljosiano, los campesinos trabajan unidos, colectivamente, en artel, trabajan con ayuda de nuevos instrumentos, de tractores y de máquinas agrícolas, trabajan para ellos mismo y sus koljoses, viven sin capitalistas ni terratenientes, sin kulaks ni especuladores, trabajan para mejorar de día a día su situación material y cultural”

El campesinado organizado y consciente como clase aliada de la clase obrera se integra al ejercicio de la Dictadura Revolucionaria del Proletariado, como “una forma especial de alianza de clase entre el proletariado, vanguardia de los trabajadores, y las numerosas capas trabajadoras no proletarias o la mayoría de ellas, alianza dirigida contra el capital, alianza cuyo objetivo es el derrocamiento completo del capital, el aplastamiento completo de la resistencia de la burguesía y de sus tentativas de restauración, alianza cuyo objetivo es la instauración y consolidación definitiva del socialismo”.

¡A FORJAR LA ALIANZA OBRERO CAMPESINA EN EL PERÚ!

De la experiencia que emana de la Revolución y la construcción del Socialismo en la URSS, debemos tomar lección entorno a la definición consecuente de los bolcheviques con respecto al problema del poder y la organización de las fuerzas aliadas del proletariado para la conquista y sostenimiento de la nueva sociedad.

En el Perú la concentración de la población campesina – rural, mayoritaria hasta fines de los años 70, ha variado en las últimas décadas, existe una disminución del porcentaje de la población económicamente activa en estas zonas.

La distribución por lugar de residencia de la PEA muestra que en la zona urbana se concentran una población de 11”549,006 personas y en la zona rural 3”991,009 personas. Sobre la población en general al 2015 la concentración de población en las zonas urbanas alcanza el 76,7% con 23”893,654 habitantes y la población rural 23,3% con una población de 7”257,9897. De este total el departamento de Lima es el que presenta la mayor concentración poblacional del país con 9”835,000 habitantes, que representa el 32% de la población total del país, donde además se concentra la mayor cantidad de población empleada.

La concentración de la población ha variado con mayor celeridad en las últimas 3 décadas: por el desplazamiento forzoso a los que fue sometido el campesinado por la acción paramilitar del terrorismo senderista y el terrorismo estatal desatado por Fujimori, por el arrebato de sus medios de producción para la entrega a las transnacionales mineras, gasíferas, petroleras, hidroeléctricas y madereras; por el abandono del campo por parte del Estado que hace insostenible la supervivencia del campesinado en sus lugares de origen, quienes empujados por la necesidad migran a las ciudades a vender su fuerza de trabajo. Todos estos fenómenos han sido analizados en nuestra VII Conferencia Nacional que ha caracterizado a la sociedad peruana de la siguiente manera:

La caracterización a la que arribamos tras los últimos estudios de la sociedad peruana es la de un capitalismo atrasado, dependiente del imperialismo en el marco del neocolonialismo; es decir, en el marco de la existencia de un mundo multipolar, donde las potencias imperialistas china, rusa vienen disputando los mercados, materias primas y zonas de influencia de manera más encarnizada, pero donde aún la hegemonía la mantiene el imperialismo norteamericano”.

Y más adelante señala:

Tenemos una sociedad de capitalismo atrasado, deformado por la dominación imperialista, por lo que las tareas de desarrollo de las fuerzas productivas y la industrialización del país recaen en las tareas democráticas de alianza obrero-campesina en el Poder, la burguesía está incapacitada para ello”

De acuerdo a estas tesis, el Partido ha señalado las tareas inmediatas para el frente campesino, donde se hace un llamado a la militancia para organizar al campesinado entorno al objetivo de constituirlo en reserva de la Revolución Democrática Popular y Socialista, apoyando sus luchas reivindicativas que en el actual contexto coinciden con las luchas contra la dominación imperialista, por su confrontación directa con las transnacionales y las políticas del gobierno que apuntalan la dependencia del país.

En estos últimos años el campesinado peruano ha mostrado un alto grado de combatividad, principalmente el campesinado pobre y medio, en la defensa de la producción nacional, la soberanía alimentaria, el medio ambiente, el agua, sus tierras y territorios comunales que buscan ser arrebatados por la embestida de las transnacionales y la complicidad del Estado, que se coluden para profundizar el extractivismo minero, gasífero y petrolero, buscando barrer toda forma organizada que se ubique en cercanías a las fuentes de materias primas.

El campesinado pobre y medio resiste y constata en base a su propia experiencia que el campesinado con grandes posesiones de tierras, el campesinado rico, es una fuerza aliada de las trasnacionales y la reacción, es compatible con los planes de destrucción del territorio comunal, pues participa también del acaparamiento de tierras y la destrucción de cualquier forma de cooperación dado que prioriza en gran medida su interés individual. El campesinado en lucha constata también que es en la clase obrera, la juventud, los pueblos y trabajadores en general son fuerzas con las que puede contar como apoyo para la defensa de sus intereses.

En este sentido el Partido ha llamado a la militancia a redoblar los esfuerzos a fin de forjar la alianza obrero-campesina, dotarla de una correcta orientación Partidaria para que se constituya en la fuerza motriz de la Revolución Democrática Popular y Socialista en el Perú.

¡Viva el centenario de la Revolución Socialista de Octubre!

¡Viva la alianza obrero campesina por la Revolución y el Socialismo!

¡Viva la VII Conferencia Nacional del PCP (m-l)!

Abril de 2017

 

La Revolución de Octubre y la Construcción del Socialismo

La era de las revoluciones proletarias acaba de empezar. La aparición del socialismo representa una necesidad histórica que emana del propio desarrollo objetivo de la sociedad. Esto es algo inevitable. Las contrarrevoluciones que se han producido, los obstáculos que salen al paso pueden prolongar por cierto tiempo la vida al caduco sistema explotador, pero son impotentes para contener el avance de la sociedad humana hacia su porvenir socialista”

(Enver Hoxha, El eurocomunismo es anticomunismo)

Uno de los aportes más importantes de la Revolución de Octubre, para los trabajadores y pueblos del mundo, es la experiencia de la construcción del Socialismo, basado en el entendimiento cabal: de las leyes de desarrollo social, la misión histórica de la clase obrera y sus fuerzas aliadas, el papel de dirección del Partido Comunista, de la revolución para el derrocamiento de la burguesía y la destrucción de su Estado, de la necesidad de implantar y ejercer la dictadura revolucionaria del proletariado como expresión estatal que medie la transición del capitalismo al comunismo, dentro de otros elementos, de los cuales consideramos estos más importantes.

Se han difundido muchas falsedades sobre el Socialismo, la burguesía ha jugado su papel en el marco de la lucha ideológica, contando con sus aliados socialdemócratas que desde la caída del revisionismo en la ex Unión Soviética sostuvieron que el “socialismo ha fracasado”, era la “socialización de la pobreza”, “la anulación de la iniciativa personal y la competitividad”, “el control excesivo de la forma de vivir”, “el arrebato de la propiedad en general”, “si tienes dos vacas el socialismo te quita una para dársela a otro”, “en el socialismo se mantiene a los ociosos”, “el socialismo es un régimen policiaco”; dentro de otras falsedades que se repiten de manera constante por la prensa y se reproducen en las conversaciones diarias de la gente, se perciben en los comentarios de los jóvenes que en la mayoría de casos se consideran “apolíticos”, lo que nos muestra que en la lucha ideológica la burguesía nos ha ganado al sector mayoritario de la población y ha politizado al pueblo entorno a sus intereses de clase para apuntalar la conservación del sistema capitalista como la “forma más avanzada de democracia” aplicando el principio de propaganda sucia de Joseph Goebbels “Miente, miente, miente que algo quedará, cuanto más grande sea una mentira más gente la creará”. El apoliticismo no existe como tal ya que todo tiene un sello de clase, la ciencia, la filosofía, la música, el arte, la educación, todo está suscrito a la lucha de clases y la difusión del “apoliticismo” se da en interés de conservar el statu quo social.

Las mentiras de la propaganda burguesa tienen por objetivo anular la disposición de los trabajadores y los pueblos a luchar por el Socialismo como alternativa política, económica y social; para que no busquen acabar con la dictadura de la burguesía, con la explotación del hombre por el hombre, la ruina y la depauperación de los trabajadores, para no acabar con la guerras de agresión entre las potencias imperialistas y contra los pueblos, para que no luchen contra la imposición de los costos de la crisis sobre sus espaldas, para que no luchen contra la privación y precarización del empleo y que además perciban con normalidad el arrebato de las riquezas nacionales por las potencias imperialistas, la mercantilización de los derechos que hacen inaccesibles a sus hijos la educación, salud, seguridad social y recreación.

Para rebatir la propaganda burguesa citamos algunos artículos de la Constitución de la URSS de 1936, que como ninguna otra república burguesa establece en su Carta Magna la alternativa para el desarrollo de los pueblos una vez socializados los medios de producción y teniendo la clase obrera el poder político del Estado.

Sobre “el arrebato de la propiedad en general”, “si tienes dos vacas el socialismo te quita una para dársela a otro”.

Artículo 10.- La ley protege el derecho de los ciudadanos a la propiedad personal de los ingresos y ahorros procedentes de su trabajo, la vivienda y la hacienda doméstica auxiliar, los objetos de uso doméstico, de consumo y de comodidad personal, así como el derecho de herencia de la propiedad personal de los ciudadanos.

Este artículo que tiene completa claridad, está en correspondencia con lo señalado por Marx y Engels en el Manifiesto Comunista sobre la propiedad personal, que rebaten las falsedades de la burguesía que difunde que el socialismo-comunismo te confisca todo tipo de propiedad para que el pueblo tema la revolución proletaria y los explotadores y expropiadores burgueses no sean expropiados, “El comunismo no priva a nadie del poder de apropiarse productos sociales; lo único que no admite es el poder de usurpar por medio de esta propiedad el trabajo ajeno” (Manifiesto Comunista, Marx y Engels.)

Sobre la “socialización de la pobreza”, la Constitución Soviética señala:

Artículo 11.- La vida económica de la URSS es determinada y dirigida por el plan estatal de economía nacional, cuyos fines son: aumentar la riqueza social, elevar continuamente el nivel material y cultural de los trabajadores, fortalecer la independencia de la URSS y acrecentar su capacidad defensiva.

La materialización de este artículo está demostrado en el desarrollo logrado por la Unión Soviética que estuvo en muchas ocasiones a la par del desarrollo técnico e industrial de las grandes potencias capitalistas, lo que le permitió al proletariado internacional tener un punto de apoyo para su avance revolucionario.

En el socialismo se mantiene a los ociosos”, al respecto la Constitución de 1936 muestra la nueva concepción que se va forjando sobre el trabajo después de la revolución proletaria y la posibilidad de conseguir el pleno empleo como resultado de la planificación económica, la diversificación y el desarrollo de las fuerzas productivas, sobre la base de la ley de desarrollo armónico de la economía nacional.

Artículo 12.- El trabajo es en la URSS una obligación y una causa de honor de cada ciudadano apto para el mismo, de acuerdo con el principio de «el que no trabaja, no come».

En la URSS se cumple el principio del socialismo: «De cada uno, según su capacidad; a cada uno, según su trabajo».

Artículo 118.- Los ciudadanos de la URSS tienen derecho al trabajo, es decir, a obtener un trabajo garantizado y remunerado según su cantidad y calidad. Garantizan el derecho a trabajo la organización socialista de la economía nacional, el crecimiento constante de las fuerzas productivas de la sociedad soviética, la eliminación de la posibilidad de crisis económicas y la supresión del paro forzoso.

Sobre el “socialismo como régimen policiaco” y “el control excesivo de la forma de vivir”: podemos señalar que el régimen policiaco y de terror es un invento de la burguesía para achacarle al socialismo lo que pasa en realidad en las repúblicas “democráticas” burguesas donde se reprime a la población que sale a protestar por mejorar sus condiciones materiales de existencia, se prohíbe el uso de espacios públicos para los mítines populares, se proscribe la literatura revolucionaria, se usa a los aparatos inteligencia para seguir e inventar delitos para los dirigentes populares; solo en los países socialistas se ha estimulado la organización y participación popular para la construcción de la nueva sociedad, al respecto Constitución soviética señala:

Artículo 125.- De conformidad con los intereses de los trabajadores y a fin de consolidar el régimen socialista, la ley garantiza a los ciudadanos de la URSS:

a) la libertad de palabra;

b) la libertad de imprenta;

c) la libertad de reunión y de mítines;

d) la libertad de desfiles y manifestaciones en las calles.

Garantizan estos derechos de los ciudadanos el que los trabajadores y sus organizaciones disponen de las imprentas, existencias de papel, edificios públicos, calles, medios de comunicación y otras condiciones materiales necesarias para su ejercicio.

Artículo 127.- Los ciudadanos de la URSS tienen garantizada la inviolabilidad personal. Nadie puede ser detenido sino por decisión del tribunal o con sanción del fiscal.

Artículo 128.- La ley protege la inviolabilidad del domicilio de los ciudadanos y el secreto de la correspondencia.

Artículo 129.- La URSS concede el derecho de asilo a los ciudadanos extranjeros perseguidos por defender los intereses de los trabajadores, por sus actividades científicas o por su lucha de liberación nacional.

Artículo 130.- Todo ciudadano de la URSS tiene el deber de observar la Constitución de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, cumplir las leyes, acatar la disciplina de trabajo, cumplir honradamente con sus obligaciones sociales y respetar las reglas de convivencia socialista.

Sobre “la anulación de la iniciativa personal y la competitividad”, es otra falsedad de la burguesía que busca también achacar al socialismo. En el sistema capitalista la iniciativa y la competitividad de la pequeña producción es anulada por el dominio de los monopolios y su interés de acapararlo todo, que impide el desarrollo de las fuerzas productivas y la ciencia si esta va contra su interés económico.

La revolución y la construcción del socialismo es uno de los procesos donde la iniciativa, la crítica y la autocrítica y la creatividad se desarrollan en niveles no vistos con anterioridad, pues la clase trabajadora emprende la inmensa tarea de construir una nueva sociedad, la emulación y la competitividad, son elementos que influyen en la calificación del trabajo y le dan mejores mejores condiciones para su reorganización, al respecto Lenin aclara: “Lejos de apagar la emulación, el socialismo, por el contrario crea, por vez primera, la posibilidad de aplicarla en escala verdaderamente amplia, verdaderamente masiva, crea la posibilidad de hacer realmente que la mayoría de los trabajadores entren en la liza (a la pelea) de una actividad que les permita manifestarse en todo su valor, desarrollar sus capacidades, revelar talentos que en el pueblo forman un manantial inagotable y que el capitalismo pisoteaba, oprimía y ahogaba por miles de millones. (Lenin)

Lo que no le interesa difundir a la propaganda burguesa, son las conquistas que logró la clase obrera en la URSS para los hombres y mujeres del pueblo trabajador, en la perspectiva de mejorar sus condiciones materiales y culturales, dentro de algunos elementos:

Artículo 119.- Los ciudadanos de la URSS tienen derecho al descanso. Garantizan el derecho al descanso la jornada laboral de siete horas para los obreros y empleados y su reducción a seis horas para las profesiones cuyas condiciones de trabajo son difíciles, y a cuatro horas en las secciones en que dichas condiciones son especialmente difíciles; las vacaciones anuales pagadas para los obreros y empleados, y la existencia de una extensa red de sanatorios, casas de descanso y clubs, puestos a disposición de los trabajadores.

Artículo 120.- Los ciudadanos de la URSS tienen derecho a la asistencia económica en la vejez, así como en caso de enfermedad y de pérdida de la capacidad de trabajo. Garantizan este derecho el amplio desarrollo de los seguros sociales de los obreros y empleados a cargo del Estado, la asistencia médica gratuita a los trabajadores y la existencia de una extensa red de balnearios puestos a disposición de los trabajadores.

Artículo 121.- Los ciudadanos de la URSS tienen derecho a la instrucción. Garantizan este derecho la enseñanza general y obligatoria de ocho grados, la gran amplitud de la enseñanza media politécnica general, de la enseñanza profesional y técnica, y de la enseñanza media especializada y superior, basadas en la vinculación del estudio con la vida, con la producción; el fomento máximo de la enseñanza nocturna y por libre, la gratuidad de toda clase de enseñanza y el sistema de becas del Estado; la enseñanza en las escuelas en la lengua materna, y la organización en las fábricas, sovjoses y koljoses de la enseñanza gratuita fabril, técnica y agronómica para los trabajadores.

Artículo 122.- La mujer tiene en la URSS iguales derechos que el hombre en todos los dominios de la vida económica, pública, cultural, social y política. Garantizan el ejercicio de estos derechos la concesión a la mujer de los mismos derechos que al hombre en materia de trabajo, salario, descanso, seguros sociales e instrucción; la protección de los derechos de la madre y del niño por el Estado; la ayuda del Estado a las madres de prole numerosa y a las madres solas; la concesión a la mujer de vacaciones pagadas en caso de embarazo, y una extensa red de casas de maternidad, casas-cuna y jardines de la infancia.

Artículo 123.- Es ley inviolable la igualdad de derechos de los ciudadanos de la URSS, sin distinción de nacionalidad ni de raza, en todos los dominios de la vida económica, pública, cultural, social y política…

En la época del imperialismo y las revoluciones proletarias, el capitalismo como sistema no es alternativa para la materialización de las aspiraciones de la clase obrera y los pueblos; no puede generar pleno empleo, desarrollar consecuentemente la iniciativa y la competitividad, acabar con las crisis, dejar de azuzar y organizar guerras, está incapacitado para acabar con la corrupción, la delincuencia, la explotación, y mucho menos todavía usando su carta fascista.

Los trabajadores debemos aprestarnos de manera más decidida en las tareas de la revolución de liberación nacional y por el Socialismo.

I.- LA REVOLUCIÓN SOCIAL DEL PROLETARIADO, PREMISA PARA LA CONSTRUCCIÓN DEL SOCIALISMO Y SU VIGENCIA.

La revolución social del proletariado implica el cambio violento de las estructuras sociales y de las relaciones de propiedad de la sociedad burguesa, se da paso a la expropiación de las clases explotadoras y la conquista del poder político por el proletariado, como la clase más avanzada que se propone la transformación radical de la sociedad y la supresión de toda forma de explotación del hombre por el hombre.

La conquista del poder por el proletariado no es una conquista “pacífica” preparada por la maquina estatal burguesa mediante la obtención de la mayoría parlamentaria. La burguesía emplea todos los medios de violencia y terror para conservar y consolidar su propiedad conquistada por el robo y su dominación política. Como en otro tiempo la nobleza feudal, no puede ceder a una nueva clase el sitio histórico que ocupa sin una lucha encarnizada y desesperada. Por esto la violencia de la burguesía puede ser destruida mediante la violencia severa del proletariado (Programa y Estatutos de la Internacional Comunista, 1928)

En el proceso de organizar y hacer la revolución socialista, el proletariado que ha dejado ya de ser una clase en sí para convertirse en clase para sí cuenta con su Estado Mayor, con su vanguardia combatiente, la máxima expresión organizada de su interés de clase, el Partido Comunista que dirige el proceso revolucionario como único representante de los intereses políticos de la clase obrera, a través del cual se implanta y se ejerce el Poder Popular en la Dictadura del Proletariado.

En la realización de la revolución proletaria no se puede prescindir de la dirección del Partido Comunista ni la participación activa de la clase trabajadora y el papel hegemónico de la clase obrera. No existe en el mundo medio capaz de liberar en el acto a los pobres de la ciudad y del campo de la necesidad de trabajar para los ricos. El pueblo trabajador no puede confiar más que en sí mismo, no puede contar con nadie más que consigo mismo. Nadie le librará de la miseria si no se libra de ella él mismo. Nadie le liberará de la miseria si no se libra de ella él mismo. Y para librarse, los obreros deben unirse en todo el país, en toda Rusia, en una asociación, en un partido. (Lenin)

La revolución proletaria no es resultado del acto espontáneo de las masas, del voluntarismo, de la radicalización producto de la indignación individual de los intelectuales, de las acciones efectistas de la pequeña burguesía, sino es una irrupción organizada y articulada por el Partido Comunista, que como representante de los intereses de la clase obrera extiende su labor de educación, organización y movilización de las masas populares a fin de aprestarlas para el combate por su liberación. Lenin señalaba sobre la insurrección, “Para poder triunfar, la insurrección debe apoyarse no en una conjuración, no en un partido, sino en la clase más avanzada. Esto en primer lugar. La insurrección debe apoyarse en el auge revolucionario del pueblo. Esto en segundo lugar. La insurrección debe apoyarse en aquel momento de viraje en la historia de la revolución ascensional en que la actividad de la vanguardia del pueblo sea mayor, en que mayores sean las vacilaciones en las filas de los enemigos y en las filas de los amigos débiles, a medias, indecisos, de la revolución. Esto en tercer lugar. Estas tres condiciones, previas al planteamiento del problema de la insurrección, son las que precisamente diferencian el marxismo del blanquismo1”.

La revolución proletaria es el resultado de las leyes de desarrollo social, de la lucha de clases como motor de la historia que desde el surgimiento de las clases escala nuevos estadios hasta la extinción misma de estas a través de la destrucción del estado burgués y el ejercicio de la dictadura del proletariado, Marx en una carta dirigida a Joseph Weydemeyer en 1852 señalaba: “Por lo que a mí se refiere, no me cabe el mérito de haber descubierto la existencia de las clases en la sociedad moderna ni la lucha entre ellas. Mucho antes que yo, historiadores burgueses habían expuesto ya el desarrollo histórico de esta lucha de clases y algunos economistas burgueses la anatomía económica de éstas. Lo que yo he aportado de nuevo ha sido demostrar: 1) que la existencia de las clases sólo va unida a determinadas fases históricas de desarrollo de la producción; 2) que la lucha de clases conduce, necesariamente a la dictadura del proletariado; 3) que esta misma dictadura no es de por sí más que el tránsito hacia la abolición de todas las clases y hacia una sociedad sin clases”

Las aseveraciones de Marx en la introducción a su obra Contribución a la crítica de la economía política aseguraba: “En una fase determinada de su desarrollo, las fuerzas productivas de la sociedad entran en contradicción con las relaciones de producción existentes, o, lo cual no es más que se expresión jurídica, con las relaciones de propiedad en cuyo interior se habían movido hasta entonces. De formas evolutivas de las fuerzas productivas que eran, estas relaciones se convierten en trabas de estas fuerzas. Entonces se abre una época de revolución social. El cambio que se ha producido en la base económica trastorna más o menos lenta o rápidamente toda la colosal superestructura”, fueron enriquecidas por Lenin, quien haciendo un estudio del imperialismo como fase superior y última del desarrollo del sistema capitalista, descubrió la ley del desigual desarrollo económico y político del capitalismo, que de acuerdo al alto nivel de desarrollo de las fuerzas productivas y el alto grado de socialización de la producción a escala mundial, “es posible que la victoria del socialismo empiece por unos cuantos países capitalistas o incluso por un solo país capitalista”. Habiendo constatado que en la época del imperialismo la economía mundial se enlazaba como una cadena, “donde se podría desencadenar una revolución allí donde el eslabón sea más débil”.

Frente a lo que la burguesía señala entorno al “carácter fantasioso y quimérico” del socialismo, nos afirmamos en señalar que el socialismo no es un invento de los marxistas, es un estadio social por el que pasa la humanidad producto de leyes objetivas, de las contradicciones que se generan entre el desarrollo de las fuerzas productivas y las relaciones sociales de producción, entre la socialización de la producción y la apropiación capitalista cada vez más en pocas manos, la lucha de clases que se desenvuelve ajeno a nuestra voluntad pero que requiere de nuestra participación consciente para enterrar al capitalismo-imperialismo y abrir el paso a la construcción de lo nuevo, del Socialismo en tránsito a la sociedad comunista sin clases.

III.- PRINCIPIO Y LEY DE LA CONSTRUCCIÓN DEL SOCIALISMO

El socialismo solo se puede construir una vez conquistado el poder político del estado por la alianza obrero-campesina, con la conducción del Partido Comunista, quienes ejercen la Dictadura del Proletariado para vencer la resistencia de la clase capitalista, Marx señalaba al respecto. “Entre la sociedad capitalista y la sociedad comunista media un período de la transformación revolucionaria de la primera en la segunda. A este periodo corresponde también un periodo político de transición, cuyo Estado no puede ser otro que la dictadura revolucionaria del proletariado” (Crítica del Programa de Gotha, Marx)

Lenin ampliando la definición sobre la dictadura del proletariado y planteando las tareas inmediatas del poder soviético, una vez socializados lo medios de producción y aplastada la resistencia de la burguesía, se establece la necesidad de organizar a los campesinos y el proletariado agrícola en cooperativas de producción, ejercer el control obrero y la administración en las fábricas, acabar con el analfabetismo y avanzar en educación técnica para los trabajadores, la reorganización del trabajo y el incremento de la productividad; la electrificación para toda Rusia, la industrialización que después desarrolla Stalin, señala: La dictadura del proletariado- como ya he dicho más de una vez…, no es sólo el ejercicio de la violencia sobre los explotadores, ni siquiera es principalmente violencia sobre los explotadores, ni siquiera es principalmente violencia. La base económica de esta violencia y de su éxito, está en que el proletariado representa y pone en práctica un tipo más elevado de organización social del trabajo que el capitalismo. Esto es lo esencial. En ello radica la fuerza y la garantía del triunfo inevitable y completo del comunismo… (Una gran iniciativa, Lenin)

El socialismo como la primera fase de la sociedad comunista, donde se propende a terminar con la propiedad privada sobre los principales medios de producción, el poder político de la burguesía y de los males y vicios heredados del sistema capitalista, busca sentar la base material y cultural para la construcción del Comunismo y esto basada en la ley económica fundamental del socialismo que es el de “asegurar la máxima satisfacción de las necesidades materiales y culturales del pueblo, en constante ascenso, de toda la sociedad, mediante el desarrollo y perfeccionamiento ininterrumpidos de la producción socialista sobre la base de la técnica más elevada” (Problemas económicos del Socialismo en la URSS, Stalin). Así mismo, el socialismo tiene un principio sobre el cual construye su sistema económico y la producción de bienes materiales que es el principio de Cada cual según su capacidad, a cada cual según su trabajo” y se diferencia de la fase superior de la sociedad comunista en que: “cuando haya desaparecido la subordinación esclavizadora de los individuos a la división del trabajo, y, con ellas, la oposición del trabajo intelectual y el trabajo manual; cuando el trabajo no sea solamente un medio de vida, sino la primera necesidad vital; cuando, con el desarrollo de los individuos en todos sus aspectos, crezcan también las fuerzas productivas y corran a chorro lleno los manantiales de la riqueza colectiva, sólo entonces podrá escribir en su bandera: ¡De cada cual, según su capacidad; a cada cual, según sus necesidades!” (Crítica del Programa de Gotha, Marx)

La construcción del socialismo da muestras de su éxito basándose en el entendimiento de la Ley de correspondencia de las relaciones de producción con el carácter de las fuerzas productivas, la ley del desarrollo armónico de la economía nacional que exige la sustitución de las relaciones de producción capitalistas, por las socialistas, la planificación económica, la industrialización del país, el uso racional de los recursos naturales, el incremento de productividad del trabajo y el desarrollo cultural del pueblo trabajador. Resuelve en lo esencial la contradicción entre la ciudad y el campo, el trabajo manual e intelectual, la industria y la agricultura sobre la base de la propiedad socializada y el desarrollo de la técnica en la producción.

IV.- LA EMULACIÓN, LA ORGANIZACIÓN COOPERATIVA, LA NUEVA CONCEPCIÓN SOBRE EL TRABAJO.

La Revolución Socialista de Octubre abre un nuevo escenario para el aprovechamiento del impulso individual y la integración de este al desarrollo colectivo del pueblo trabajador, sobre la base de la propiedad socializada y la elevación del nivel cultural del pueblo trabajador, con el fin de llevar a cabo esta propuesta los bolcheviques se nutrieron de la iniciativa de la clase trabajadora e impulsaron la emulación socialista del cual Lenin refiere: Ahora adquieren la posibilidad de manifestarse, amplia y realmente de un modo general, el espíritu emprendedor, la emulación y la iniciativa audaz….. es ahora, y sólo ahora, campo de acción donde el hombre del trabajo puede manifestarse en todo su valor, enderezar un poco el espinazo, erguirse, sentirse hombre. Por primera vez, después de siglos trabajando para los demás, bajo el yugo, para los explotadores, se tiene la posibilidad de trabajar para sí mismo y de trabajar beneficiándose de todas las conquistas de la cultura y de la técnica más moderna”. (Cómo debe organizarse la emulación, Lenin)

Lenin rebatiendo las formulaciones de la burguesía que pese a haberse dado en su oportunidad la siguen repitiendo para confundir a las nuevas generaciones, señala: “El capitalismo ha sustituido hace ya mucho tiempo la pequeña producción independiente de mercancías, en que la competencia podía, en proporciones más o menos amplias, desarrollar el espíritu emprendedor, la energía, la iniciativa audaz, por la producción industrial en grande y en grandísima escala, por las sociedades anónimas, por los consorcios y demás monopolios. La competencia significa, en este tipo de capitalismo, el aplastamiento inauditamente feroz del espíritu emprendedor, de la energía, de la iniciativa audaz de la masa de la población, de su inmensa mayoría, del 99% de los trabajadores; significa también la sustitución de la emulación por la pillería financiera, el nepotismo, el servilismo en los peldaños más elevados de la escala social. (Cómo debe organizarse la emulación, Lenin)

Uno de los rasgos notables de la emulación socialista, es el de haber provocado un cambio radical en la actitud de los hombres hacia el trabajo que dejaron de concebirla como carga pesada y humillante que era antes, para convertirla en un asunto de dignidad, de heroísmo, de valentía, de gloria y de función propia del organismo sano. La emulación socialista baso su acción en los principios de la colaboración y de la ayuda mutua socialista de los trabajadores, de la ayuda de los trabajadores avanzados a los trabajadores atrasados, con el fin de lograr un auge general, se planteó como medida para combatir la rutina, la inercia y el burocratismo.

La emulación socialista en la URSS pasó por diversas etapas, teniendo como expresión inicial a los sábados comunistas donde los obreros de ferroviarios de Moscú-Kazán trabajaban sin retribución para la República utilizando las horas libres de los sábados durante la guerra civil, pasando por el trabajo de choque del primer quinquenio y el movimiento stajanovista del segundo. El movimiento stajanovista señaló una etapa nueva en la historia de la emulación, puesto que reposa antes que nada, en la nueva técnica debida a la industrialización socialista. Este movimiento engendró una elevada productividad de trabajo, y suministró una prueba evidente de la superioridad del socialismo sobre el capitalismo.

Con la dirección y el sostén asegurados del Partido Comunista, la emulación socialista fue la fuente inagotable de iniciativa y el espíritu de creación del pueblo trabajador, así mismo sentó las bases para el florecimiento de la cultura socialista.

V. LA REVOLUCIÓN CULTURAL PROLETARIA EN EL SOCIALISMO

El papel de organizador de la nueva sociedad que le corresponde al proletariado, presupone la base material que lo sustente y la elevación cultural que le permita entender mejor las leyes sociales a las cuales debe tratar de dominar y usarlas en su interés; así también necesita de la formación del hombre nuevo con moral comunista que avance hacia la realización plena de la misión histórica del proletariado, acabar con las clases sociales y construir el comunismo. Es una premisa indispensable del progreso de las formas socialistas de la economía y de la elevación del nivel cultural del proletariado, el cual transforma su propia naturaleza, se convierte en elemento directos en todos los aspectos de la vida de la sociedad, arrastra a dicho proceso de transformación a las otras clases y, con ello, prepara el terreno para la eliminación de las clases en general.

La denominación “revolución cultural proletaria” no debe ser usado para encubrir la disputa de poder entre camarillas revisionistas como pasó en China en 1966. Sino debe entenderse como un proceso donde la clase obrera en el poder está consciente de la necesidad y preparada para dar el siguiente paso basándose en la ciencia materialista dialéctica, en el impulso de la técnica y el desarrollo de las fuerzas productivas; por lo que debe romper con los paradigmas ideológicos que se heredan de la sociedad capitalista, romper con los vestigios de las relaciones que ataban al Estado con la iglesia, reorganizar el trabajo completamente sobre bases socialistas, estimular la participación del pueblo en el quehacer político, la difusión de la crítica y la autocrítica y combate a los vestigios del pensamiento burgués y pequeñoburgués, etc.

La experiencia de la construcción del socialismo en la Unión Soviética alumbra la lucha de los pueblos en las tareas de la conquista del poder político y la construcción de la nueva sociedad, este es uno de los legados más importantes que heredamos de la Revolución de Octubre, los comunistas marxista-leninistas debemos tomar como un aporte inicial esta experiencia, entender sus avances y limitaciones, para recrear de acuerdo a nuestra propia realidad la construcción del socialismo que no debe ser ni calco ni copia ni invento trasnochado producto de la buena voluntad de las personas sino que su construcción debe estar basada en el estudio de nuestra realidad, el entendimiento de las leyes de desarrollo social, en la aplicación creadora de las verdades universales del marxismo-leninismo a nuestra realidad concreta y la acción de la clase obrera y su Partido Comunista marxista-leninista.

CC. del PCP (m-l)

Septiembre, 2017

1 Engels en referencia al blanquismo critica, a la vez, su táctica conspiradora, su voluntarismo, su absoluta negación de cualquier compromiso en la marcha de la lucha revolucionaria del proletariado.

¡Viva el 89 aniversario del PCP(m-l)!

 

La historia de las luchas del pueblo peruano y el desarrollo de la lucha de clases nos han mostrado que la clase obrera, el campesinado, la juventud y el pueblo trabajador han podido desplegar con mayor vigor, definición y combatividad sus jornadas de lucha, cuando han estado guiados por la correcta dirección proletaria del PCP (m-l). Cuando los cuadros del Partido han asumido la conducción y han desarrollado la línea proletaria, haciendo protagonistas a los pueblos en esos procesos. Algunos de los hechos que nos permiten apreciar los avances de la lucha del Partido ligado a la lucha de masas, se muestran en los combates del movimiento campesino por la Reforma Agraria Auténtica sin pago alguno a los gamonales y la confiscación de tierras para las comunidades campesinas. Lucha por la defensa de la gratuidad de la educación en Huanta y Ayacucho en 1969. La lucha contra la reforma agraria corporativista de Velasco que enfeudaba con la deuda agraria a los campesinos del país. La Huelga General y Paro Nacional de obreros, campesinos, estudiantes y trabajadores del 19 de Julio de 1977 que hizo temblar a la dictadura militar de Morales Bermúdez que no tuvo más salida que convocar la Asamblea Constituyente en la cual el Partido participó de manera revolucionaria. La lucha de los pueblos contra los fuegos reaccionarios del fujimontesinismo y el senderismo, constituyendo las rondas y milicias campesinas. La Marcha de los 4 Suyos que fue un duro golpe popular y que marcara el final de la dictadura del fujimontesinismo. La lucha contra los TLCs en defensa de la soberanía nacional. Las luchas campesinas en defensa de los territorios comunales, la producción agropecuaria, la soberanía alimentaria, la defensa del agua y el medio ambiente. La lucha por la cancelación de las concesiones mineras, contra la voracidad imperialista y expoliación de las transnacionales. La lucha por la defensa del derecho del pueblo al acceso a una educación nacional, científica y democrática.

Son algunas muestras que señalan el carácter combativo de nuestra militancia y la vigencia del Partido Comunista (marxista – leninista) que en su desarrollo ha sabido conducir, organizar las luchas del pueblo y educarlo en base a su experiencia de lucha, buscando elevarlo de la lucha reivindicativa y económica a la lucha política, por el Socialismo.

Como hemos señalado se han evidenciado importantes progresos organizativos del pueblo que han asestado duros golpes a los enemigos de clase. Y de la misma manera cuando el Partido ha cometido errores el pueblo ha quedado desorientado y no ha podido enfrentarse con éxito a la reacción. Esto es así porque el Partido es la fuerza política que asume la tarea de orientación y dirección en la lucha de la clase obrera y los pueblos por la realización de sus ideales de clase, es su vanguardia organizada y combatiente. Es el principal factor subjetivo de la Revolución Peruana. Cuya existencia algunos niegan, pero el Partido Comunista Peruano (marxista—leninista) existe y su historia es gloriosa, como gloriosa es la historia del pueblo peruano, cuya conciencia de clase se va desarrollando con impetuosidad, por ello es necesario desarrollar en su seno la tarea de clarificación ideológica y de identificación de los enemigos de clase, más aún cuando nuestros símbolos han sido manchados por la labor paramilitar del liquidacionismo agencial de “sendero luminoso” y por los ataques de la reacción que han hecho de la imagen de un comunista una suma de violencia, terror, asesinato, sangre, explosiones, desapariciones, secuestros, hechos que no corresponden a la definición de un cuadro revolucionario comunista, pero que se ha quedado en la mente del pueblo por la labor y mensaje subliminal del senderismo y la propaganda burguesa; este problema aún no ha sido superado, por lo cual nuestro trabajo debe prestar principal atención a  demostrar al pueblo que los comunistas marxista– leninistas somos dignos combatientes en los que puede confiar, que representamos sus intereses de clase, para poder educarlos en la línea proletaria. Demostrar al pueblo quienes son los que luchan por los intereses del proletariado y la organización de la revolución proletaria; por el otro lado, quienes son los aliados e instrumento de la violencia reaccionaria, los planes del imperialismo y su gobierno lacayo en nuestro país.

Se vienen agudizando las contradicciones fundamentales de nuestra época, los pueblos del Perú se encuentran en confrontación directa del saqueo imperialista y la mayor parte de la clase obrera peruana aún se encuentra aletargada pues el revisionismo y oportunismo vienen castrando su filo revolucionario, al mantenerla en el economismo y fomentar el conciliacionismo con la patronal y el gobierno. Debemos desplegar nuestra labor revolucionaria de construcción del Partido en el seno de la clase obrera, pues únicamente el Partido revolucionario pertrechado con la teoría marxista – leninista, hace consciente a la clase obrera de su misión histórica, determina claramente los objetivos de la lucha y los caminos para alcanzarlos. El Partido organiza, educa, moviliza y dirige a la clase y a todos sus aliados en la compleja lucha por la instauración de la dictadura del proletariado y la construcción del socialismo.

En ese sentido el CC. del PCP (m-l) hace un llamado a las bases y militantes del Partido para acelerar el paso en el proceso de la clarificación ideológica y de identificación de los enemigos de clase, a combatir a los brotes de oportunismo dentro y fuera del Partido, a superar el seguidismo que nos ponía a la zaga de los acontecimientos; a profundizar en el trabajo de educación y organización de la clase obrera, del campesinado, la juventud y los pueblos a fin de que sean protagonistas en los procesos venideros que se centrarán en duros combates, inicialmente por derogar la legislación que criminaliza la lucha popular, que permite la penetración más agresiva de los imperialismos a nuestra patria, que conculca los derechos laborales y derechos del pueblo ganados con grandes jornadas de lucha. Todo esto sin perder la orientación estratégica de forjar la alianza obrero – campesina para la conquista del poder político del Estado y la construcción del socialismo.

¡Viva el 89 aniversario del PCP(m-)!

¡Viva la VII Conferencia Nacional marxista – leninista!

¡Viva la lucha de la alianza obrero campesina por la Revolución y el Socialismo!